Digitalización en 3D y color de las Pinturas negras (c. 1819-1823) de Francisco de Goya

Museo Nacional del Prado, Madrid
2014-2015

Facebook Twitter

Carlos Bayod Lucini y Guendalina Damone comprobando el progreso de digitalización de Asmodea, en el software personalizado del Escáner 3D Lucida © Alicia Guirao del Fresno para Factum Arte

El escaneado en 3D en alta resolución de las Pinturas negras de Goya, realizado por Factum Arte en 2014, fue el primer proyecto a gran escala de digitalización del relieve pictórico en alta resolución llevado a cabo en un museo. La metodología y los resultados de este proyecto son hoy un referente para la consideración del relieve como un aspecto esencial para la conservación, investigación y difusión de las obras de arte, y para la comprensión de su trayectoria histórica.

Se conoce con el nombre de Pinturas negras al conjunto de catorce pinturas que Goya realizó al óleo directamente sobre las paredes de dos salas de la llamada Quinta del Sordo, próxima al río Manzanares, propiedad que adquirió en 1819 y que legó a su nieto Mariano en 1823, antes de marchar a Francia. Las pinturas fueron trasladadas a lienzo en 1874 por Salvador Martínez-Cubells, restaurador del Museo del Prado, y donadas por su propietario el barón Frédéric Émile d'Erlanger, en 1881, al Estado, que las asignó al Museo del Prado, donde hoy se conservan.

En 2014, el Museo del Prado encargó a Factum Arte el escaneado en 3D y color en alta resolución de las Pinturas negras, con el fin de documentar su superficie y fomentar así su conocimiento y apreciación. La nueva información obtenida se combinó además con otros estudios llevados a cabo por el Gabinete de Documentación Técnica del Prado (radiografía, reflectografía infrarroja y análisis con luz ultravioleta) así como con una serie de fotografías de las pinturas, aún en su localización original, realizadas por Jean Laurent. El proyecto fue una iniciativa de Manuela Mena, entonces Conservadora de Goya y Pintura del siglo XVIII, con el apoyo del anterior Director del Museo del Prado, Miguel Zugaza. 

Tanto Factum Arte como la Fundación Factum mantienen desde hace más de 15 años una activa colaboración con el Museo del Prado, que se ha materializado en trabajos como: la realización de uno de los leones dorados para la mesa de Matteo de Bonarelli (2005); un facsímil en bronce de la escultura Séneca y Nerón de Eduardo Barrón (2006); el facsímil de La Reina María Luisa a caballo de Francisco de Goya (2018); o la digitalización en 3D y color de la Anunciación de Fra Angelico (2019), entre otros proyectos.

Para la captura del relieve superficial de pinturas y otros objetos de bajo relieve, Factum Arte utiliza el Escáner 3D Lucida, un sistema de no-contacto específicamente creado para el campo del arte y la conservación de Patrimonio, desarrollado gracias a la colaboración con el artista Manuel Franquelo. Lucida fue utilizado por primera vez en el Museo del Prado en 2011 para escanear el panel de Rubens titulado El triunfo de la Eucaristía sobre la Idolatría. Los datos obtenidos ofrecieron información precisa sobre la forma y superficie de la obra antes de que se retirasen los añadidos perimetrales y se devolviera la curvatura natural al panel, como parte de su proceso de conservación. Posteriormente, Factum Arte realizó una reproducción en escayola en base al modelo 3D generado, que fue donado al Museo del Prado y formó parte de la exposición 'El Triunfo de la Eucaristía' (25 marzo - 29 septiembre 2014), comisariada por Alejandro Vergara. 

Video © Alicia Guirao del Fresno para Factum Arte / Factum Foundation
Proceso de digitalización

La célebres Pinturas negras de Goya han sido objeto de numerosos estudios a lo largo de su historia, pero su superficie nunca había sido documentada en tres dimensiones hasta la realización de este proyecto. La condición de las obras de arte se puede estudiar a través de las marcas que dejan en su piel el paso del tiempo y las distintas intervenciones de conservación, lo cual es particularmente relevante en el caso de las Pinturas Negras. Su aspecto actual es muy diferente del que presentarían cuando formaban parte de la casa de Goya, principalmente porque con su transferencia a lienzo se modificó totalmente su carácter material. El escaneado en 3D en alta resolución ofreció la posibilidad de documentar y hace visibles los detalles de la superficie, y permitirá nuevas aproximaciones a las obras y a la técnica artística de Goya.

Factum Arte digitalizó la superficie de las Pinturas negras (un área total de aprox. 35 m2) a lo largo de dos meses en la primavera de 2014, trabajando en el taller de restauración de marcos del Museo del Prado, en un espacio adaptado a los requerimientos del trabajo. Las obras fueron retiradas temporalmente de su sala en parejas para el escaneado, y para los demás análisis (radiografías, infrarrojos, ultravioleta) realizados por los técnicos del Museo. A continuación se detalla el listado completo de las obras, con sus correspondientes dimensiones y referencias de catálogo:

  • Una manola: Leocadia Zorrilla, 145 x 129 cm [P754];
  • El Santo Oficio, 127 x 266 cm [P755];
  • Asmodea, 127 x 263 cm [P756];
  • Las Parcas: Átropos, 127 x 266 cm [P757];
  • Duelo a garrotazos, 125 x 261 cm [P758];
  • Dos viejos, 142 x 65 cm [P759];
  • La Romería de San Isidro, 138 x 436 cm [P760];
  • El aquelarre o El gran cabrón, 140 x 435 cm [P761];
  • Dos viejos comiendo, 49 x 83 cm [P762];
  • Saturno, 143 x 81 cm [P763];
  • Judit y Holofernes, 143 x 81 cm [P764];
  • Dos mujeres y un hombre, 125 x 66 cm [P765];
  • La lectura, 125 x 65 cm [P766];
  • Perro semihundido, 131 x 79 cm [P767].

El calendario de trabajo fue coordinado con los responsables del Prado, con el objetivo de minimizar el impacto del proyecto en la actividad normal de la pinacoteca. El primer cuadro que se escaneó fue Dos viejos comiendo, el más pequeño de la serie, para continuar después en orden creciente hasta la obra más grande: El aquelarre. El equipo encargado de la digitalización estuvo formado por Carlos Bayod, Gabriel Scarpa, Grégoire Dupond, Nicolás Díez y Guendalina Damone. Alicia Guirao del Fresno se encargó de la documentación fotográfica del proceso.

El Escáner 3D Lucida es un sistema de no-contacto para la digitalización © Alicia Guirao del Fresno para Factum Arte

El Escáner 3D Lucida documentando la superficie de La Romería de San Isidro © Alicia Guirao del Fresno para Factum Arte

El Escáner 3D Lucida documentando la superficie de La Romería de San Isidro © Alicia Guirao del Fresno para Factum Arte

El Escáner 3D Lucida documentando la superficie de La Romería de San Isidro © Alicia Guirao del Fresno para Factum Arte

La información 3D obtenida por el Lucida © Alicia Guirao del Fresno para Factum Arte

Carlos Bayod Lucini y Guendalina Damone comprobando la documentación del color © Alicia Guirao del Fresno para Factum Arte

Gregoire Dupond documentando el color mediante fotografía panorámica compuesta © Alicia Guirao del Fresno para Factum Arte

El panorama de color se comprueba en tiempo real durante el proceso de documentación © Alicia Guirao del Fresno for Factum Arte

El Escáner 3D Lucida documentando la superficie de Perro semihundido © Alicia Guirao del Fresno para Factum Arte

© Alicia Guirao del Fresno para Factum Arte

© Alicia Guirao del Fresno para Factum Arte

© Alicia Guirao del Fresno para Factum Arte

En este proyecto, el Escáner 3D Lucida se utilizó por primera vez para digitalizar obras cuya superficie excede los 6 m2. Posteriormente, Lucida ha sido usado para digitalizar numerosas obras de arte de gran tamaño, entre ellas los dos lienzos de Murillo del Hospital de La Caridad en Sevilla (2018), el Retrato familiar del IV Conde de Pembroke de Van Dyck (2020) o, sobre todo, los Cartones de Rafael en el museo Victoria & Albert de Londres (2019) – con un área total de más de 120 m2. En todos los casos se ha capturado información del detalle superficial con una resolución de 100 micras (10.000 puntos/cm2). Fuera de un contexto museístico, el Escáner 3D Lucida se está empleando desde 2016 para escanear cientos de metros cuadrados de relieves de las paredes de la Tumba de Seti I en el Valle de los Reyes: el mayor proyecto de escaneado superficial en alta resolución realizado hasta la fecha.

El Escáner 3D Lucida documentando la superficie de El Santo Oficio © Alicia Guirao del Fresno para Factum Arte

Detalle de El aquelarre © Alicia Guirao del Fresno para Factum Arte

Digitalizando el color de Duelo a garrotazos © Alicia Guirao del Fresno for Factum Arte

Detalle de Duelo a garrotazos © Alicia Guirao del Fresno para Factum Arte

Algunas de las miles de imágenes que posteriormente se procesarían en el panorama de color © Alicia Guirao del Fresno para Factum Arte

Procesado de la información

Tras la digitalización, los meses siguientes se dedicaron a procesar los datos de relieve y color obtenidos, y a combinar esta información con los otros estudios técnicos proporcionados por el Museo del Prado. Esta tarea presentó un reto a muchos niveles. La primera parte del trabajo consistió en editar y alinear las múltiples tomas fotográficas y secciones de escaneado individuales de cada pintura. Aunque los datos de relieve (3D) y color (2D) son esencialmente diferentes entre sí, el proceso de alineado comparte ciertas similitudes. Lucida permite trabajar con información en 3D como un formato de imagen (mapa de profundidad en escala de grises), por lo que el mismo software que se utiliza para el alineado de las fotografías de color (PTGui) se puede aplicar a la unión de los escaneados. La ventaja de esto es que descarta la necesidad de manejar grandes archivos en 3D, lo que en un proyecto como éste sería prácticamente imposible.

Lo datos de relieve obtenidos por el Escáner 3D Lucida, como mapa de profundidad en escala de grises © Alicia Guirao del Fresno for Factum Arte

Una vez que el panorama en 3D de cada pintura está completo, el panorama del color se registró sobre el relieve. Esta segunda parte del proceso se lleva a cabo en Photoshop, aplicando pequeñas distorsiones sobre la fotografía de forma que cada detalle del color corresponda con su detalle de textura superficial. Éste fue un paso crítico en el trabajo de procesado, ya que la capa de color permite visualizar e interpretar la representación del relieve de manera elocuente.

Cuando los panoramas de color y relieve se encontraban en perfecto registro, el último paso consistió en añadir las restantes capas de información proporcionadas por el Museo del Prado. La complejidad añadida de esta tarea radicaba en el hecho de que en cada tipo de estudio se generaban imágenes con sus propias características de resolución y sus propias distorsiones. Por ello, el trabajo de Factum Arte implicó, en muchos casos, un re-alineado de las secciones parciales de las imágenes recibidas, con el fin de facilitar el registro. La resolución de los archivos finales se unificó a 300 dpi.

El Museo del Prado hará públicos los datos digitales próximamente.


 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorr nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Puede aceptar las cookies haciendo clic con el botón «Aceptar» o configurarlas o rechazar su uso haciendo clic en la Política de cookies.
ACEPTAR