Estatua ecuestre de Canova

Bassano del Grappa, 2018

Facebook Twitter

La escultura de escayola de un caballo fue durante muchos años la obra central del Museo Civico di Bassano del Grappa. Pero en 1969, el director del museo, Bruno Passamani, pidió permiso para desmantelar la obra de 4,5 metros, aduciendo que sus dimensiones quedaban 'fuera de escala' en relación al resto de las obras de la Galleria, tanto de Canova, como de otros autores. La Soprintendenza de Galerías y obras de arte de Venecia aceptó, con la condición que los fragmentos se conservaran en un 'lugar seco'.

En 2016, la nueva directora del Musei Civici, Chiara Casarin, se puso en contacto con Factum Foundation para preguntar si sería posible digitalizar y restaurar digitalmente el caballo, cuyo cuerpo fragmentado para entonces se encontraba bastante deteriorado. Si bien la cabeza se había restaurado y puesto en exposición en el museo en 2003, las otras partes permanecían intactas, almacenadas en cajas de madera sin tapa, en el Palazzo Bonaguro. La propuesta de Casarin, marcó el inicio de un ambicioso proyecto consistente, no solo en la creación de un modelo virtual del caballo, sino también en la realización de una réplica en bronce a escala real. Esperamos que en un futuro próximo sea posible llevar a cabo esta reproducción en bronce, para exponerla en un espacio público de la ciudad de Bassano del Grappa.

Fotografía de referencia del caballo original de Cánova, realizado en escayola, tomada en el Museo Civico di Bassano, 1950

La fabricación de la escultura original

El caballo de escayola original de Canova tiene su origen en una estatua ecuestre de Napoleón, encargada en el año 1807, por el hermano del Emperador, Giuseppe Bonaparte, durante su breve período como rey de Nápoles. Tras la derrota y expulsión de Napoleón de Italia, la estatua se rediseñó para los nuevos gobernantes de Nápoles; los Borbones: Canova se puso a trabajar en una estatua para Carlos III (r. 1806-1810) y una de Fernando VI (r. 1819-1821). Estas dos estatuas, ambas vaciadas en bronce,se encuentran actualmente en la Piazza del Plebiscito de Nápoles. La segunda estatua, de Fernado, quedó incompleta a la muerte de Canova en 1822; su jinete fue añadido por Antonio Calí, que ganó el concurso para completar la obra.

Los vaciados de escayola de ambas estatuas - el grupo completo de Carlos III a caballo junto al caballo destinado a llevar la escultura de Fernando VI, se enviaron al Musei Civici en 1851, regalos del medio hermano de Canova, Giovanni Battista Sartori y forman parte de la donación fundacional para la colección Canova del Museo. La escultura de Carlos III sufrió muchos daños durante el bombardeo que asoló la ciudad en 1945 y en los años que siguieron a la guerra, se eliminaron los restos fragmentados y sólo se conservó el caballo sin montura.

La frontera entre 'original y copia' nunca es clara ni definida, menos en un caso como este; en algunos aspectos, esta escayola puede de hecho ajustarse con mayor rigor a la definición de 'obra original' que el conjunto de bronce. Canova no realizó los vaciados de bronce él mismo, sabemos que para otros conjuntos escultóricos, modeló las figuras en barro para, seguidamente sacar un molde de escayola de la obra final, que, seguidamente empleó para transferir las formas a mármol o bronce. En la fundición donde se realizan este tipo de obras en bronce, la versión final salida directamente del taller del artista debió ser un 'modelo' de escayola, Además, una inspección detallada de las estatuas ecuestres de bronce de la Piazza dei Plebiscito, muestra varias diferencias en detalles entre el caballo enviado a fundición por Calí y la escayola realizada por Canova. La estatua de bronce que, hipotéticamente era producto del diseño de Canova pues, jamás fue realizada de la manera que deseaba el artista.

Digitalización en Bassano del Grappa

En febrero de 2018, un equipo de digitalización de Factum, viajó a Bassano del Grappa para documentar todos los fragmentos de escayola del caballo como preparación para su restauración digital. Durante un período de más de 10 días, el equipo trabajó en el Palazzo Bonaguro, seleccionando, moviéndo y digitalizando cada una de las piezas - algunas de las cúales pesan más de 60 kg.

Se emplearon dos métodos de digitalización complementarios: Un escáner de luz blanca Breuckmann, para las piezas con una topografía de superficie más pulida y fotogrametría de corto alcance, para las secciones que requerían un proceso de mapeado de superficie más complejo, como por ejemplo, la cola del caballo. La digitalización se llevó a cabo a una resolución media de 250 micras y para la fotogrametría se empleó una cámara Canon 5DSR y una lente Sigma 50mm Art.1.4 DSM. Todas las imágenes se capturaron en formato RAW (CR2).

Todos los fragmentos se digitalizaron con el escáner de luz blanca Breuckmann

El caballo se digitalizó usando fotogrametría y escáner de luz estructurada

Guendalina Damone y Pedro Miro preparando un fragmento para digitalizar

Pedro Miró se sirve del escáner de luz blanca Breuckmann para digitalizar el fragmento.

Pedro Miró, Paola Perozzo y Edoardo Zanollo estudian los posibles encajes de los fragmentos en el Museo Civico

Procesado y reconstrucción virtual

Tras la digitalización, los datos de cada fragmento se transformaron en modelo digital. Tanto la fotogrametría como la digitalización con luz blanca operan identiifcando millones de puntos separados de la superficie de un objeto y visualizando el conjunto en forma de nube de puntos. Los puntos se unen seguidamente unos a otros para crear un objeto coherente con una superficie cerrada. Puede encontrar más información sobre este proceso aquí.

En algunos aspectos, las técnicas empleadas en fotogrametría y digitalización con luz estructurada son los sucesores directos de los propios modelos de Canova de esculturas de mármol. Una vez modelada en escayola la escultura, u obtenido un vaciado a partir de un modelo de arcilla, se marcan en la superficie una serie de puntos. Usando una machinetta di punta (puntómetro), estos puntos se transfieren a continuación al bloque de mármol - su superficie se taladrará hasta el punto indicado- y, una vez que todos los puntos han sido transferidos, el tosco perfilado del contorno será visible, listo para que los expertos escultores del taller de Canova junto con él mismo, rematen el trabajo. Si bien este maestro fue muy criticado por emplear estos recursos mecánicos para asegurar la precisión en la ejecución de su obra, es de hecho el resultado de dicho desempeño, lo que le ha convertido en el más exitoso escultor de su éopca.

Una vez que Factum digitalizó cada fragmento, todos ellos se reunieron en un único archivo, para poder encajarlos unos a otros hasta obtener una única forma coherente, de la forma del caballo. En cualquier caso, al estar muy deteriorados por el paso del tiempo, sus bordes ya no se podían alinear de manera precisa unos a otros, por lo que, para poder recrear por completo el equilibrio del cuerpo del caballo, fue necesario imprimir en 3D las piezas del mismo a escala 1:10. Esta pequeña maqueta, permitió hacer una revisión tanto físca como anatómica del caballo completo, así como revisar cualquier posible error morfológico y corregirlo facilmente.

Fragmento modelado digitalmente

Fragmento modelado digitalmente

Fragmento modelado digitalmente

Secciones separadas del cuerpo del caballo en el proceso de alineado virtual de los fragmentos

Fase final del proceso de alineado

Fase final del proceso de alineado

uan Carlos Arias montando la maqueta impresa en 3D

© Oak Taylor Smith

© Oak Taylor Smith

La maqueta se digitalizó a su vez, conformando una referencia mejorada para el alineamiento y colocación del modelo virtual. Trabajando con el software ZBrush, la escultora de 3D de Factum, Irene Gaumé pudo, de este modo, establecer la correcta alineación de los fragmentos y, de este modo, restaurar digitalmente el caballo, recreando el espacio faltante entre los fragmentos y remodelando las partes perdidas donde fuera necesario.

Antes y despues de rellenar las secciones faltantes del caballo

Antes y despues de rellenar las secciones faltantes del caballo

Secciones faltantes de la parte inferior del caballo durante el proceso de restauración

Secciones faltantes de la parte inferior del caballo durante el proceso de restauración

Durante el proceso final de reconstrucción, el modelo 3D se comparó cuidadosamente con las pocas referencias visuales que se conservan del caballo de escayola original del museo. Se realizaron retoques digitales comparando las perspectivas conservadas en fotografías, con contraplanos del modelo digital y se corrigió la estabilidad de la escultura para facilitar una posible recreación de escala 1:1 en un futuro cercano.

Comparación entre el caballo original y la restauración digital

Comparación entre el caballo original y la restauración digital

Comparación entre el caballo original y la restauración digital

Alteraciónes en la anatomía del caballo mediante retopología

Alteraciónes en la anatomía del caballo mediante retopología

Alteraciónes en la anatomía del caballo mediante retopología

 

Haciendo un vaciado en bronce del modelo

Finalmente, se ha realizado una rematerialización del caballo en bronce en una esculura a escala 1:10. El modelo digital se ha entregado al Musei Civici di Bassano del Grappa, permitiendo la nueva puesta en valor de esta extraordinaria escultura por parte de los expertos y público afín.

Es de esperar que en el futuro sea posible construir la escultura en bronce a tamaño real para la ciudad de Bassano del Grappa, permitiendo de este modo, que el caballo de Canova regrese a un lugar privilegiado de la región en que nació el artista en una forma material que, al tiempo que mira hacia el siglo XIX, se enraíza en las tecnologías de siglo XXI.

© Oak Taylor Smith

© Oak Taylor Smith

 

El equipo de Factum Arte incluía a Pedro Miró, Guendalina Damone, Otto Lowe, Voula Paraskevi Natsi, Juan Carlos Arias e Irene Gaumé.

Este proyecto se pudo realizar exclusivamente gracias al apoyo de Chiara Casarin, Directora del the Museo Civico of Bassano del Grappa.

Vuelta a pagina principal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorr nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Puede aceptar las cookies haciendo clic con el botón «Aceptar» o configurarlas o rechazar su uso haciendo clic en la Política de cookies.
ACEPTAR