The Tower of Blue Horses

Franz Marc, 1913
Factum Arte, 2017
200 x 130 cm

Facebook Twitter

Franz Marc pintó la obra expresionista titulada The Tower of Blue Horses en 1913. Dicha obra fue comprada por la National Gallery de Berlín tras la Primera Guerra Mundial y expuesta hasta 1945, en que los nazis la sacaron de la National Gallery. Fuentes diversas testimonian que la obra pudiera haberse salvado tras la Segunda Guerra Mundial, pero su destino final sigue siendo un misterio. Sí se conserva un boceto preliminar -una postal enviada a la poeta Else Lasker-Schüler,- así como una imagen de poca calidad de la pintura. La escasa documentación disponible del cuadro The Tower of Blue Horses, unida al hecho de que la obra de Marc no suele presentar mucho relieve, nos llevó a acometer su recreación, empleando fundamentalmente medios físicos, más que digitales.

Se crearon distintas versiones del cuadro de Franz Marc

Pintando The Tower of Blue Horses

La imagen de baja calidad del cuadro de que disponíamos, se amplió e imprimió sobre un lienzo. Esta impresión se empleó como base para la recreación y sirvió de guía a los artistas mientras pintaban. En cualquier caso, si bien las formas resultaron relativamente sencillas de reproducir, el color resultó bastante más complicado. Se pintaron varias versiones pero ninguna parecía reproducir el brillante colorido de la obra de Marc.

Ensayos de color para la obra de Marc

Se decidió viajar a Alemania para comprender más la obra y el estilo de Marc. La Pinakothek der Moderne en Munich cuenta con una extensa colección de obras de expresionismo alemán, entre las que se cuentan varias de Marc, incluida una postal con un boceto de The Tower of Blue Horses. Los artistas de Factum, estudiaron detenidamente la paleta de Marc tomando referencias físicas de color así como su modo de emplearlo. La tarea consistió en comparar notas de color, literalmente, tiras de papel pintadas en una amplia gama de colores que se ubican junto a la zona del cuadro a cuyo color asemejan, y fotografiar ambos para ubicar en qué zona de la pintura se encuentra ese color. Las referencias físicas del color permiten asegurar con mayor precisión el tono de una reproducción, al margen de la iluminación ambiente.

Retoque digital y acabado de la pintura

Una vez en Madrid, se fotografió en alta resolución la mejor versión de The Tower of Blue Horses que habíamos logrado hasta ese momento. Luego, el archivo digital que obtuvimos, se retocó con Photoshop, empleando la información de color que habíamos obtenido en Munich para acercar al máximo los colores de la recreación a la paleta de Marc. Este archivo digital retocado, se imprimió sobre un lienzo.

 

 

 

En esta nueva versión física, algunas zonas de las que teníamos muy poca información se terminaron. A continuación, se realizó una nueva foto de alta resolución que nuevamente se retocó digitalmente hasta asegurarnos que cada detalle de la pintura quedaba recogido en la versión final.

Esta imagen final se imprimió digitalmente sobre un nuevo lienzo imprimado con gesso. Como las pinturas de Marc se caracterizan por tener muy poco relieve, el gesso en este caso, no se texturizó en absoluto. La impresión final de The Tower of Blue Horses se barnizó con cera y se le aplicó una ligera veladura para aportar un aspecto más homogéneo a la tonalidad del color, más cercano al carácter de las pinturas de Marc.

La reconstrucción final

Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar nuestros servicios navegación. Si continua navegando, consideramos que consiente su utilización. Si desea más información sobre las cookies que utilizamos en nuestro sitio web, puede hacerlo a través de nuestra Política de cookies. Close