Myrto

Tamara de Lempicka, 1928
Factum Arte, 2017
74 x 136 cm

Facebook Twitter

Se dice que la obra Myrto de Tamara de Lempicka, una pintura que representa a dos mujeres desnudas reclinadas, fue robada de Francia durante la ocupación nazi en la Segunda Guerra Mundial, por un soldado alemán que no pudo resistirse al poder de seducción de esta obra. Desde entonces, la obra está desaparecida. La recreación realizada por Factum, se ha visto condicionada por la pobre resolución de las fotografías en blanco y negro que de ella se conservan. Además, el hecho de que pocas obras de Lempicka pertenecientes a este período se conserven en museos, ya que se encuentran mayoritariamente en colecciones privadas, dificultó nuestro estudio del color en su obra original.

El estudio de Lempicka en Factum Arte

Pintar Myrto con ayuda de tecnología digital

Los cuadros de Lempicka son, en general, muy planos, por lo que, realmente no había que preocuparse por la textura de la superficie pictórica. Sin embargo, el hecho de no tener referencia alguna del color, sí suponía un serio problema. También era necesario decidir las dimensiones que debería tener la recreación, pues tampoco existe referencia precisa a su tamaño. Estas decisiones se tomaron tras consultar a la especialista en la obra de Lempicka, Gioia Mori, quien sugirió que empleásemos las medidas 170 x 135 cm, para lograr una pieza de dimensiones parecidas a otra conservada en la colección Pierre Bouchard.

 

Trabajos preparatorios para la recreación

Para empezar la recreación, la imagen en blanco y negro se amplió al tamaño seleccionado e imprimió sobre un lienzo. La aproximación inicial del color se hizo a partir de la observación de obras de la artista de la misma época. Seguidamente, se consiguió una imagen con buena resolución de una pintura muy similar. Esta imagen venía acompañada de una carta de color por lo que resultaba posible saber cuál era el color 'real' de esa pintura. Se combinó esta imagen, con la de blanco y negro de Myrto, para determinar rasgos tales como los labios, los edificios o la paloma, y así reproducir los colores de la pintura perdida.

Esta nueva imagen se reimprimió sobre un lienzo. La recreación se terminó pintando sobre la imagen producida digitalmente. Esto se hizo no solo con el fin de acabar ciertas áreas con poca información de color, sino también para dar a la recreación, la apariencia y 'viveza' de una pintura real.

Varias versiones del trabajo de Lempicka

Jordi García Pons pintando detalles de Myrto

Esta versión final pintada, se terminó a base de veladuras para integrar los diferentes elementos de la recreación de Myrto.

La reconstrucción final

Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar nuestros servicios navegación. Si continua navegando, consideramos que consiente su utilización. Si desea más información sobre las cookies que utilizamos en nuestro sitio web, puede hacerlo a través de nuestra Política de cookies. Close