Final Flight

Hrair Sarkissian, 2017
Siete calaveras de ibis eremita
25 x6 x5 cm cada una

Facebook Twitter

Una serie de siete calaveras de ibis eremita y un mapa de aluminio representando la ruta migratoria de Siria hacia Etiopía de éstas aves, son el fruto de nuestra colaboración con el artista Hrair Sarkissian.

Facsímiles de siete calaveras de ibis eremita, obra de Hrair Sarkissian

Las calaveras son el facsímil de un espécimen andaluz conservado y generosamente prestado por el zoo de Jerez de la Frontera en España. La calavera cedida en préstamo, se digitalizó en el estudio de Factum Arte en Madrid con fotogrametría de alta resolución y se procesó como modelo para impresión 3D. La impresión 3D se modeló y vació en una mezcla de cal y resina para conseguir un efecto similar al hueso.

El prototipo del ibis se imprimió en una impresora FormLab SLA 3D

La impresión en 3D se recubrió de silicona.

El molde de silicona

El molde de ibis

A continuación, las calaveras se pintaron al modo de los ibis eremitas andaluces. Cada calavera se presenta apoyada sobre una barra metálica de 30 cm fijada a una base de piedra.

Silvia Alvarez pintó las calaveras a mano.

Las calaveras fueron pintadas como ibis andaluces

En la actualidad, resulta muy difícil encontrar en Oriente Medio ejemplares del ibis eremita, ya que se trata de una de las aves más raras del mundo. Desde 1994, figura dentro de la lista roja de aves en peligro de extinción de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN). Existen evidencias muy signficativas de la importancia simbólica y cultural de los ibis en la región, que datan de 4500 años atrás, pues los antiguos egipcios lo consideraban un símbolo de sabiduría y los primeros musulmanes creían que durante su migración, estas aves protegían a los peregrinos durante su Hajj a La Meca.

Dos de los siete ibises

Una de las siete calaveras

Los ibis eremitas se consideraban extinguidos en Siria hasta que en el año 2002, en Palmira se encontraron siete ejemplares, los últimos descendientes con vida, de los que aparecen representados en los jeroglíficos del antiguo Egipto. Estos siete ejemplares se protegieron y su migración invernal anual a Etiopía fue monitorizada hasta la invasión de Palmira por ISIS. Con esta obra, Hrair Sarkissian representa a estos siete ibis migratorios que se perdieron o nunca regresaron, en un elegante paralelismo metafórico del actual éxodo migratorio de la problación Siria.

El declive en los últimos 30 o 40 años de especímenes de ibis con capacidad reproductora, forma parte de una enorme oleada de pérdida de biodiversidad en la región, que afecta a muchos animales y plantas iconicos. A principios de la década del 2000, se estableció en Palmira un programa de protección y cría de ibis y de formación de personal local. Estos esfuerzos para su preservación se vieron interrumpidos entre 2011 y 2014, debido a la situación política de la región. En estos momentos, la situación de la especie de ave más rara de Oriente Medio es realmente crítica.

Esta serie de ibis, junto a su mapa migratorio, se presentarán en Refusing to Be Still, ​​​​una exposición de arte contemporáneo, que organiza anualmente el Saudi Art Council.

Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar nuestros servicios navegación. Si continua navegando, consideramos que consiente su utilización. Si desea más información sobre las cookies que utilizamos en nuestro sitio web, puede hacerlo a través de nuestra Política de cookies. Close